NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itAsunción

ASOCIACIONES HISTORIAS

“Vedi la Sicilia e poi muori”: ¡aquí, los motivos!

la Sicilia - Ochipinti Ella Y Panorama Sicilia Mar Edit

La frase “Ves Nápoles y luego mueres”, atribuida al gran escritor alemán Johan Wolfgang van Goethe, se aplica también a Sicilia, según Marta Ochipinti. Así como Goethe (y muchos más, según los napolitanos) afirmaba con esa expresión que al conocer Napoli ya había visto toda la hermosura posible en la Tierra, y por eso ya podía “irse en paz”, Marta – paraguaya descendiente de ragusanos – se refiere a su querida Sicilia en los mismo términos.

La Sicilia: historia de un amor

Sicilia - Ochipinti Primer Plano Y Ciudad
Marta en Ragusa Ibla

El amor para Sicilia se lo transmitió su padre. “Papá nació en Asunción de padres sicilianos”. Relata Marta a itAsunción. “Era paraguayo con sangre puramente siciliana, y conocía todo de Sicilia, como si hubiera nacido allá. La gastronomía, los sabores… Y era muy muy orgulloso de sus raíces”. Marta cuenta que don Rosario (¡nombre de varón siciliano si los hay!) “tuvo la oportunidad de viajar bastante, sobre todo por Sudamérica y América del Norte. Entonces me contaba que lo primero que hacía cuando llegaba a un país (no existían las tecnologías actuales) era remitirse a la guía telefónica para ver si había algún siciliano o alguna persona con su apellido, para contactarla”. “Mis hermanos y yo”, sigue narrando, “crecimos con esa gana inmensa de conocer nuestra región de origen”.

Por fin, ¡se viaja!

Ochipinti Delegacion Sicilia
La delegación de la Unión Siciliana del Paraguay en la isla de Salina, en el achipiélago siciliano de las Eolias

Finalmente, eso se dio, aunque recién en el año 2012. El motivo fue la premiación de un relato de migración escrito por un miembro de la Unione Siciliana del Paraguay y un gemellaggio (hermanamiento) de la Unión con el municipio de Giarratana (Ragusa). En esa oportunidad, acompañó al ganador un nutrido grupo de socios de la Unione, y Marta encabezó la delegación.
“Fue una experiencia única”, recuerda Marta, “porque no nos trataban como turistas: nos alojábamos en las casas de las familias”. Conocieron Palermo, Messina, Catania, y, por supuesto, Ragusa (tierra de los abuelos Occhipinti -una “c” se perdió al llegar a Paraguay-) y Monterosso Almo, pueblo natal del abuelo materno! “Conocer Sicilia es una de las cosas más grandes que sucedió en mi vida”, afirma Marta. “Cuando llegué allá me dije: bueno ahora me puedo morir en paz”. Fue un sueño cumplido, y la retribución de una “deuda de amor” a sus padres. Recomienda a todo el que tenga el deseo de conocer la tierra de sus ancestros que lo haga, porque “valen la pena todos los esfuerzos, incluso económicos”.

Emociones

Marta evoca emociones. La conocida hospitalidad siciliana se manifestó también en las comidas típicas ofrecidas con orgullo a los huéspedes paraguayos. Eran presentadas como son: exquisiteces bien autóctonas. Pero, para sorpresa de los anfitriones, Marta las conocía, por los cuentos del abuelo y porque las había probado, cocinadas por la abuela. ¡No podían creer que un pedazo de Sicilia -sus plato típicos- vivía a 10 mil km de distancia!
Marta Ochipinti tuvo la dicha de volver a la tierra de sus ancestros una vez más. “Tenía el sueño de estar en Monterosso el día de San Giovanni Battista, la fiesta patronal. Fue gracias a un viaje familiar”, una aventurera travesía en van desde Mainz, en Alemania (donde vive un hijo suyo) hasta Sicilia. “Fue alucinante estar ese día en ese lugar, y encontrar gente que viene de todo el mundo para ese día: había gente de Australia, de España, de Sudamérica… ¡de todas partes!”

Lazos y recuerdos

Sicilia - Ochipinti Tour Desde Alemania
La familia de Marta en la travesía de Mainz (Alemania) a Sicilia

Además, los viajes fueron la oportunidad de estrechar lazos familiares. “Tengo la suerte de mantener el contacto con mis parientes de allá. La mayoría de los emigrantes perdió ese lazo, porque la migración era total: se iba toda la familia”, a menudo en etapas. “En mi caso, quedó la familia de mi bisabuela y nosotros tenemos contacto con ellos”. Fue gracias a un tío que había estado en Sicilia en su juventud que Marta pudo ir a visitar sus parientes ragusanos una vez en Italia. “Me quedé en su casa, alojé allí, ¡así que la felicidad para mí era doble!”.
Preguntamos a Marta si se reconoció de alguna manera en la gente de Sicilia. La sangre no es agua… Contesta con un recuerdo anterior. “Tengo un primo que estuvo viviendo un tiempo allá y todos, ansiosos, le preguntábanos cómo eran los sicilianos. ‘Toditos son como nuestros tíos, en cada rostro veo a la tía María a la tía Juliana…’, nos contestaba. Y ¡es cierto: a mí también me pasó eso!”.

El calor de los sicilianos

la Sicilia - En Comune de Giarratana
La delegación de la Unión Siciliana en el palacio municipal de Giarratana

En Sicilia, escuchaba hablar a la gente y le parecía escuchar a su abuela o a su tía… quienes no hablaban italiano, “pero sí algo de siciliano. Para mí, escuchar a la gente de Sicilia evocaba esos sonidos de mi infancia”. También la fruta y los productos regionales le recordaban a los abuelos. Como las tunas, que allá crecen espontáneas. “Mamá me contaba que el abuelo anhelaba comer fichi d’India (las tunas), lo que en Paraguay no se usaba… Entonces le cortaban frutos de las plantas y él las comía, a pesar que a todos le resultaba muy extravagante”. Y hablando de fruta… “Caminando por Módica, quería comprar fruta, quería probar variedades que no conocía. Por eso, compré una o dos unidades en un puestito. El vendedor me invitó a juntar más, extrañado de tan pequeña cantidad… Cuando le expliqué que era sólo para probar (habrá notado mi acento extranjero…) ¡me las quiso regalar!”.

EXTRA: Una noche en Sicilia, ¡la regala la Región!

la Sicilia - Regione Sicilia Turismo Edit

“Estuve en lugares paradisiacos, como las islas Eolias (Salina, Stromboli…), Noto, Módica… y los lugares donde se filmó la serie TV del “Commissario Montalbano“. ¡Lugares increíbles!”, exclama Marta.
Para fomentar el turismo y dar respiro a este vital sector duramente golpeado por la crisis del coronavirus, la Región Sicilia está instrumentando tentadores descuentos para turistas. Lo explicó el director de Turismo de la Región, Manlio Messina, al portal livesicilia.it: a partir de agosto, además de “descuentos en los pasajes aéreos” y de entradas gratuitas a uno de los museos sicilianos, “a los turistas que permanezcan al menos tres noches en Sicilia, una noche las regala la Región Sicilia, con los servicios correspondientes”.

“Vedi la Sicilia e poi muori”: ¡aquí, los motivos! ultima modifica: 2020-07-27T09:00:44-04:00 da Silvano Malini
To Top