NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itAsunción

CULTURA PERSONAJES

Sergio Leone, el gran ídolo de Tarantino

Leone - tarantino Leone

No es la primera vez que Quentin Tarantino manifiesta su admiración por Sergio Leone. Pero últimamente lo ratificó, coronando su película El bueno, el malo y el feo como la mejor de todos los tiempos. La colocó por encima de Río Bravo (Howard Hawks, 1959), Estallido mortal (Brian De Palma, 1981) y Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976).

Leone según Tarantino

“Si hablamos de los cineastas de los 60 que más importan a los cineastas de los 1990 y los 2000, creo que Leone indica el camino. No pasas por Leone, sino que empiezas por Leone”, explicitó Tarantino en una entrevista concedida a la revista británica Far Out Magazine. “Incluso me arriesgaría a decir que Leone es la más grande combinación de un completo estilista cinematográfico, donde crea su propio mundo, y un cuentista”.

El Tarantino “leoniano”

El creador de Kill Bill -nieto de napolitanos-, había homenajeado a Leone incluso en el título de su Érase una vez en Hollywood. Hizo un guiño a las leoninas. Érase una vez en el Oeste y Érase una vez en América. En la película tarantiniana, Leonardo Di Caprio interpreta a Rick Dalton, un actor de spaghetti western (el género “creado” por Leone). Incluso el íncipit (y otras escenas) de la mini saga Kill Bill se inspira declaradamente en El bueno, el malo y el feo. En “Kill Bill”vemos el rostro de “la novia” en primer plano, casi muerta, luego de que Bill le disparó; en “El Bueno, el malo y el feo” es Clint Eastwood quien aparece tirado de esa forma en el desierto, casi deshidratado.

Los inicios de una trayectoria

Leone - Henry Fonda Claudia Cardinale Sergio Leone Charles Bronson Jason Robards Durante Rodaje Hasta Que Llego Hora

Leone nació en Roma de uno de los pioneros del cine italiano, Vincenzo Leone (seudónimo: Roberto Roberti), cuya carrera “terminó abruptamente en 1943, cuando Mussolini le solicitó una opinión sobre un guión suyo, y Vincenzo fue sincero. A partir de ese momento nunca más volvería a dirigir”, se menciona en wikipedia. Los primeros trabajos de Sergio fueron colaboraciones con “Roberti”. Siguieron empleos como ayudante de registi como Comenicini, Soldati y Camerini y con directores de Hollywood que rodaban en Italia.
Su firma aparece en Quo Vadis (1951), en Helena de Troya (1955) y, sobre todo, en Ben-Hur (1959) de William Wyler. En 1948, a los 20 años, había actuado en un papel menor en la mítica Ladri di biciclette (1948) de Vittorio De Sica, del que también fue asistente. En 1959 por fin pudo dirigir, aunque en una suplencia, antes de estar al frente de las mediocres El coloso de Rodas (1960) y Sodoma y Gomorra (1962).

Spaghetti western, un género con identidad

Leone - Eastwood

El éxito, para este admirador del género western, del que lo fascinaba la atmósfera y el planteo entre bien y el mal en los personajes, llegó con la llamada trilogía del dólar. Por un puñado de dólares, Por unos dólares más y El bueno, el malo y el feo se estrenaron entre 1964 y 1966. “El personaje creado para Eastwood, el ‘hombre sin nombre’”, apunta wikipedia, “es el prototipo de antihéroe del spaghetti western. Hombre duro y solitario, sin escrúpulos” ni (a veces) sentimientos.
“De esta manera, Leone crea un icono del cine, de personalidad ruda, pocas palabras, mirada de hielo, invencible en múltiples duelos. Siempre vestido con un poncho raído y un cigarro en los labios, es capaz de matar a sangre fría para conseguir su objetivo. Es un personaje que se convertirá en estereotipo en múltiples films y que influirá de forma decisiva en directores, actores e incluso a los dibujantes de cómic actuales”.

Los últimos años

Leone - y De Niro
Leone con un joven Robert de Niro en una gala por “Érase una vez en América”

Luego, Leone dirigió (aparentemente, a desgana, pues entró “desde el banco” para sustituir el director designado) Giù la testa! (¡Agáchate, maldito!), antes estrenar sus obras maestras Érase una vez el Oeste y Érase una vez en América, con un joven Robert De Niro.
Sergio se apoyó siempre en la música de su compañero de escuela y gran amigo, Ennio Morricone.
El cineasta falleció en 1989, cuando estaba preparando la película Leningrado, debido a problemas de corazón.
Planeaba luego retomar el género que lo llevó a la fama, el western, pero el tiempo se lo negó.

El gran legado de Sergio Leone

Leone fue poco reconocido por Hollywood (tan solo una nominación al Globo de Oro por “Érase una vez en América”). El municipio español de de Almería, en cuyo desierto fueron rodadas varias escenas de sus spaghetti western, le dedicó una calle. Wikipedia subraya que “Leone trajo consigo un nuevo estilo visual cargado de zooms y primeros planos, y con una presencia atronadora de la música. Gracias a él, el mundo conoció a dos figuras fundamentales en la historia del cine: Ennio Morricone y Clint Eastwood, quien dedicó su Oscar por ‘Sin perdón’ al realizador italiano”.
En su época, Sergio Leone fue criticado, apunta en una entrevista Carlos Aguilar, historiador cinematográfico: “Fue incomprendido en general, incluso en la propia Italia. Salvo en Francia, que en este sentido se reveló lúcida y hasta clarividente”. Con el tiempo su obra se revalorizó, y ahora, a 25 años de su muerte, Leone está “más allá del bien y del mal, como Fellini o Visconti”, añade Aguilar. En su opinión, el director romano creó un lenguaje personal e único y la posmodernidad cinematográfica se ha visto influida por su obra, que “no ha tenido descendencia, sólo plagios más o menos afortunados”.

Sergio Leone, el gran ídolo de Tarantino ultima modifica: 2020-07-31T12:09:02-04:00 da Silvano Malini
To Top