itAsunción

FUENTES HISTORIA

Rosalía, la antigua fuente del Sanatorio Italiano

Rosalía - La Fuente Rosalía Horizontal

En el jardín del Sanatorio Italiano, ubicado sobre la Av. España de Asunción, sobresale una hermosa fuente blanca de aguas cristalinas cuyo nombre es “Rosalía”. De lejos, llama la atención por su delicada escultura. Y de cerca, transmite una inmensa paz con el relajante sonido de las gotas que caen sobre piedras.
En el fondo del estanque que la rodea brilla una que otra moneda que alguien arrojó pidiendo un deseo. Así como sucede en las fontanas de Roma. Lo que casi nadie sabe es que “Rosalía” esconde la historia de un gran amor venido de Italia. La misma fue colocada en el lugar en el año 1998, en homenaje a Rosalía Servedio de Scarpetta.

Historia de Rosalía

La italiana Rosalia Servedio llegó a Paraguay en febrero del año 1952 junto a su gran amor, su marido Costantino Scarpetta. Ambos, con la fe de progresar en esta nueva tierra y salir adelante en todos los sentidos. Juntos siempre lograban grandes cosas y conquistar Paraguay también sería una de ellas.
Don Scarpetta ya había oído hablar de la hospitalidad de los paraguayos por medio de algunos amigos y venir a este país le pareció una buena opción. “Cuando comencé a tener contacto con la gente, percibí que eran buenas personas y enseguida gané la simpatía y el respeto de todos”, comentó durante una entrevista a un diario local hace algún tiempo.

Rosalía - Constantino Scarpetta Y Rosalia Servedio

Desde los primeros años, Rosalía y Costantino pregonaron la integración de los italianos en Paraguay. Fue tanta la entrega de ambos que en 1990 Rosalía asumió la Presidencia de la Società Femminile Italiana di Beneficenza “Margherita di Savoia, entidad que agrupa a la Damas Italianas en Paraguay y se dedica a ayudar a descendientes de italianos necesitados. Y, en 1991, su esposo Costantino Scarpetta asumió la presidencia de la Società Italiana di Mutuo Soccorso, propietaria del Sanatorio Italiano.

Mejoras en el sanatorio

En esos años, el Sanatorio Italiano de Asunción no se encontraba en su mejor época. Estaba en total estado de abandono y con grandes deudas. Don Scarpetta, junto a la señora Rosalía, logró que “Las Margherita”, como se conoce amigablemente a la Società Femminile, done el cielorraso de los pasillos y piezas del hospital.
Poco a poco, la institución fue mejorando, no solo estéticamente, sino también en servicios de salud. Pero en 1998 surgió algo inesperado: Rosalía Servedio sufrió un infarto y lastimosamente falleció.
Con la muerte de su gran compañera, don Costantino quedó solo y se dedicó de lleno a su trabajo y a mejorar el sanatorio.

La fuente Rosalía

Durante uno de sus recorridos por los pasillos y jardines del hospital, don Costantino notó que faltaba un lugar de descanso y reflexión para los familiares de los enfermos internados. Y por qué no, un espacio de meditación también para él, quien a diario paseaba por el jardín aún pensando en su amada esposa. Fue así, que se le vino a la mente donar al sanatorio una fuente de agua con la placa de bronce “Rosalía – 1998” en homenaje a ella.
Y así lo hizo, la fontana, como se le llama en Italia, fue colocada en el centro mismo del jardín, en dirección a la puerta principal.

Rosalia - La Fuente Rosalía Vertical

La hermosa fuente blanca está puesta sobre un pequeño cúmulo de piedras que la hace sobresalir por encima del estanque que la rodea. Sobre el eje que sale de su centro se encuentran tres platos convexos decrecientes o pilones por donde resbala el agua desde la cúspide. Y, por debajo del plato inferior, cuatro garzas mirando los puntos cardinales. La misma fue colocada justo en medio del camino bajo un pinar y con dos bancos de madera, uno en cada lado.
Desde que fue puesta en el lugar, los pacientes y sus familiares tuvieron un lugar donde distraer la mente al aire libre. Un lugar que brinda paz y fortalece el espíritu. Hoy en día, existe otra pequeña fuente en el patio interno del sanatorio, pero esa es otra historia.

Importancia del fontanal

En un libro, leí alguna vez que las fuentes de agua ayudan al equilibrio de las cargas iónicas del aire que influyen en los estados de ánimo. Son un elemento muy importante que atrae armonía y prosperidad. Además, dan la sensación de que el ambiente está más fresco y el aire más limpio.
Desde tiempos muy remotos, hasta la actualidad, existe la creencia de que la cualidad limpiadora del agua puede vencer las enfermedades. En la antigüedad, dadas las creencias sobre las propiedades del agua, los deseos que se pedían al arrojar piedras a una fuente estaban relacionados con la salud. Sin embargo, a medida que el tiempo avanzó esta tradición también cambió, sustituyendo las piedras por monedas y los deseos sobre salud por un amplio abanico de todo tipo.

La fuente Rosalía, significado personal

En Paraguay, lastimosamente, no existen muchas fuentes de agua. Solo podemos ver alguna, quizás, en una plaza del centro de Asunción o en jardines privados. Digo lastimosamente, porque son mi debilidad.
Desde pequeña, cuando por algún motivo iba al Sanatorio Italiano, me agradaba pasar tiempo cerca de esta fuente. No solo por la magia y encanto que transmite, sino porque conocía el fondo de su historia. Además, por un significado personal. “Rosalía”, también es el nombre de mi madre, en señal de afecto por parte de mis abuelos a la señora Rosalía Servedio.

Rosalía - Placa De La Fuente Rosalia Del Sanatorio Italiano

Don Costantino Scarpetta, a quien tuve el honor de conocer, falleció el pasado 20 de octubre a los 97 años de edad, cuando me encontraba redactando esta nota. Fue un fuerte impacto para mí hasta el punto que no podía seguir. Pero gracias al apoyo de su hijo, el ingeniero Gianni Scarpetta, logré culminarla.
Quizás este gran italiano que hizo mucho por la comunidad, hoy ya no esté con nosotros. Pero me hubiese gustado ser testigo de ese maravilloso reencuentro con su amada esposa, “Rosalía”.

Rosalía, la antigua fuente del Sanatorio Italiano ultima modifica: 2020-12-15T06:31:11-03:00 da Mary Cruz De Caro

Commenti

To Top