NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itAsunción

HISTORIA

El comienzo del fin de la monarquía italiana

monarquia - Unita Italia Cavour

Un 29 de julio, el del año 1900, el anarquista Gaetano Bresci asesinó de un balazo al Rey de Italia Umberto I después de un evento público. Era el comienzo del fin de la monarquía en Italia. Enseguida las fuerzas del orden capturaron al regicida. Y también lo salvaron de la muchedumbre enardecida, que pretendía lincharlo.

Una larga monarquía

monarquia - Umberto I
Umberto I, Rey de Italia, el que fue asesinado, era llamado “el Rey bueno”

El rey, la familia real de los Saboya y la institución monárquica llegaron a ser muy amados en el Reino de Italia. O, al menos, en Piamonte, tierra natal de los Saboya y región donde estuvo su primera capital, Turín.
¿Por qué tan solo 46 años después, entonces, los italianos votaron por abolir la monarquia y sustituirla con la república como forma de gobierno? Bueno, el 54,3 % de los votantes… no se trató de una victoria aplastante. La historia es polémica, como todo lo que tiene que ver con la política en el Bel Paese. La mayoría de los historiadores aseguran que los italianos no perdonaron al rey Vittorio Emanuele III haber dejado subir y mantenerse en el poder el fascismo por veinte años, con los nefastos resultados para la patria. Votar por la república fue una apuesta hacia el futuro. Un acto de valentía en que se prefirió una promisoria incertidumbre a la (cuando menos) mediocre seguridad que ofrecía la casa reinante.

Una sola dinastía

monarquia - Reale Famiglia Italiana

La monarquía en Italia se remonta al origen de los tiempos… Sin dudas, etruscos, latinos y otros pueblos prerrománicos se regían por medio de reyes. Los romanos también, salvo el “paréntesis” de 536 años entre los “siete reyes de Roma” y el Imperio Romano inaugurado formalmente por Octaviano. Desde entonces (año 27 d.C) y hasta 1946, reyes, príncipes, duques, marqueses, condes, dux y afines gobernaron las suertes de la península.
De la antigua familia regente del Condado de Saboya, luego elevado a Ducado, posteriormente a su involucramiento militar en la Guerra de Sucesión Española, Vittorio Amedeo II consiguió el título de rey. Y el reinado de Sicilia para sí y para sus sucesores. Enseguida se cambió Sicilia por Cerdeña, en un tratado. El Reino de Cerdeña unió las actuales regiones de Piamonte, Cerdeña y más tarde, Liguria. Fue hasta las Guerras de Independencia contra Austria, que dominaba el norte de la península, que iniciaron la fase de la unificación de Italia, concluida plenamente con la toma de Roma (1871).

Primero luces, luego sombras

Así que la emancipación de los italianos del yugo extranjero se debió fundamentalmente al apoyo militar y político de la casa real de Saboya a la acción de los nacionalistas (a menudo republicanos) que valientemente “se la jugaron” por un patria libre (aunque sin dudas los Saboya también tenían sus propios intereses en ello…). Los reinados de los monarcas tricolor no fueron malos, sino todo lo contrario. Llevaron de nuevo a Italia a un buen nivel de desarrollo socioeconómico y a una discreta posición geopolítica. Pero luego llegó el fascismo, con la connivencia del rey Vittorio Emanuele III, como dijimos, y con él, el desastre de la guerra, que causó indecibles sufrimientos a la población y postró el País…

De la monarquía a la república

monarquia - Repubblica Italiana

Ensayos de repúblicas, como alternativa al tradicional sistema monárquico, habían comenzado en Europa desde 1653, por 7 fugaces años, en Gran Bretaña. Luego en la Francia posrevolucionaria, también por tan solo 7 años, hasta 1799, con el ascenso de Napoleón. Estados Unidos, en cambio, nació como Estado soberano siendo una República confederada, sistema que rige desde 1789 hasta hoy. Quizás el modelo norteamericano materializado con la Liberación de Roma de parte de los soldados estadounidenses triunfantes sobre el nazifascismo puede haber influido en la elección ara los italianos…

Republicanos convencidos

De todos modos, hoy la república, en Italia no está en discusión. Sus institución son sólidas, pese a los límites de una clase política de “santos y pecadores”. La prueba es la absoluta e incontestada vigencia de 2 de junio. La fiesta de la república (en coincidencia con el aniversario del plebiscito que la proclamó como forma de gobierno) es “la” fiesta patria de todos los italianos. El 25 de abril, en cambio, evidencia diferencias entre una mayoría que saluda la victoria de la resistencia y de los aliados y la liberación del nazifascismo y una minoría “nostálgica” de la época de Mussolini.
Salud entonces a la República. ¡Que viva para siempre la Repubblica Italiana!

El comienzo del fin de la monarquía italiana ultima modifica: 2020-07-29T11:31:19-04:00 da Silvano Malini
To Top