NOI ITALIANI ALL'ESTERO PROMUOVIAMO L'ITALIA

itAsunción

DEPORTES HISTORIAS

50 años de “Italia Germania 4-3”: el “partido del siglo”

Italia Germania - Quattro A Tre

Cincuenta años son una vida. Pero el 17 de junio de 1970 quedó impreso en la memoria de los apasionados de fútbol, sobre todo – ni que decirlo – italianos. Italia Germania 4-3 (vean aunque sea un resumen) ya es prácticamente un brand. Ríos de tinta corrieron, en artículos y libros (hasta el día de hoy), se realizaron piezas teatrales y una o dos películas. Es que no fue un partido, sino EL partido. No fue “simplemente” fútbol. Fue su esencia destilada en una entrega que llegó al paroxismo. Y fue mucho más. Al punto que la derrota en la final de ese Mundial, contra un Brasil astronómico (para muchos, la mejor selección de todos los tiempos), hasta dolió menos. Habíamos ganado EL partido.

Italia Germania - Estadio Azteca Karl Oppolzer Justa
El Estadio Azteca de Ciudad de México como lucía en la segunda edición de un Mundial en ese país, la de 1986. Foto Credit: Karl Oppolzer

Recuerdos familiares

Mi padre vibraba al recordarlo. Recitaba los goles en rápida sucesión. Y la alineación (la formazione), la disparaba como una ametralladora: “Albertosi, Burgnich, Facchetti, Cera, Rosato, Bertini, Mazzola, De Sisti, Domenghini, Boninsegna, Riva, Rivera”. ¿Doce nombres? Sí, porque regía la “staffetta Mazzola-Rivera”: un tiempo cada uno. Pero esa es otra historia.
Lo llamaron (y lo llaman) “El partido del Siglo”. ¿Quiénes? Comenzaron los mexicanos, organizadores de ese Mundial, que colocaron una placa conmemorativa: “El estadio Azteca rinde homenaje a las selecciones de Italia (4) y Alemania (3) protagonistas en el Mundial de 1970, del Partido del Siglo”.

Italia Germania - Placa conmemorativamedia
Foto credit: Hellner Aztekenstadion de.wikimedia

El contexto previo a ese “Italia Germania”

“El concentrado de adrenalina y lágrimas se transmitió por TV cuando en Italia era de noche, y en el canal de mondovisión. Dos rarezas para la época”, escribió hace dos días no más Fabrizio Intravaia en el “Corriere Italiano”. Y continúa, hablando de un partido que “regaló toda la épica del fútbol gracias a una increíble serie de goles, bloopers y hazañas. Todo mientras, 10 mil km más al Este, Italia re-descubría el orgullo nacional, mortificado por la loca aventura de la guerra” y en lo deportivo, “mortificado por la eliminación en el mundial anterior, el del 66, contra Corea del Norte”. Corea del Norte era una selección sin pretensiones, y era inconcebible en ese entonces que un equipo de primera línea perdiese contra uno de categoría futbolística muy inferior. No sucedía. Tanto fue así que esa derrota fue comparada con Caporetto, la más estruendosa derrota militar italiana en la Primera Guerra Mundial, aun hoy sinónimo de deshonra y desastre absoluto.

“Italia Germania” se vivió así

Italia Germania - Boninsegna
Roberto Boninsegna acaba de anotar el 1 a 0

El partido de ese 17 de junio en el Esadio Azteca de Ciudad de México tuvo dos velocidades. “En realidad, por 90 minutos fue aburrido”, continua Intravaia, “con los potentes y furibundos alemanes conducidos por un estatuario Beckenbauer – herido, con el brazo colgado del cuello por una lesión, pero imperial en su moverse por la cancha – en un asalto sostenido al astuto catenaccio italiano de siempre”.
Nosotros” – en realidad, los azzurri entrenados por Valcareggi – ganaban 1 a 0 con un gol de Boninsegna. Pero el empate alemán llegó como una ducha helada, descorazonadora, en los minutos agregados por el árbitro después del 90. Fue Schnellinger el que nos ahogó la ilusión de la final… Lo peculiar es que ese alemán que jugaba en el Milan ¡se encontraba debajo del arco de Albertosi solo porque quería llegar pronto al vestuario para evitar la silbatina de los hinchas, como reveló después!

Un final épico

Italia Germania - Nazionale Calcio Buona
Gigi Riva festeja el gol del 4 a 3 definitivo con su autor, Gianni Rivera

¡A barajar de nuevo! Comenzó la epopeya de los supplementari, dos tiempos de 15 minutos. Llegó el 2-1 teutón, con el también mítico Gerd Muller. Luego, el 2-2 con gol de nuestro Burgnich (un defensor que nunca atacaba, como era normal en una época en que – ¿se acuerdan? – cada uno quedaba en su puesto, e incluso los arqueros dejaban patear los tiros del fondo a los defensa). Luego Gigi Riva firmó el 3-2. Y de nuevo Muller encontró el 3-3, con un blooper de Rivera che – señala Intravaia – “estimulado por los insultos del arquero Albertosi, en un manojo de segundos la arregló con un gol de otro planeta: su golpe milimétrico de la cara interna del pie derecho tomó a contratiempo al golero Maier, que quedó atontado”. ¡4 a 3!
Y fue el fin del mundo: la euforia tomó las plazas de toda Italia, como debía ser.

El recuerdo de Gianni Brera

Italia Germania - Portada Gazzetta
Italia Germania: el partido del siglo

El recordado periodista deportivo Gianni Brera escribió, con Antonio Ghirelli, en “La historia del fútbol italiano”:
“Los alemanes son derrotados. Beckenbauer con el brazo colgado del cuello da ternura. Siete goles. Solo tres dignos de ese nombre: los de Schnellinger, de Riva y de Rivera. Los demás, atados con alambre, emparchados. Dos goles en contra italianos, uno alemán, un relámpago de Bonimba (Boninsegna) inspirado por un rebote con suerte…”. “La gente se conmovió y se divirtió. Nosotros, casi infartamos, y no es broma. Al fútbol de esa noche no podemos juzgarlo bajo el aspecto técnico-tactico, sino bajo el aspecto agonístico y sentimental: una autentica exquisitez”.
Los alemanes merecen el honor de las armas. Se equivocaron menos que nosotros, pero su prolongado error táctico fue fundamental. A nosotros nos fue bien. Pero fuimos buenos en intentarlo siempre”. Y en arreglarla, sin bajar la cabeza nunca.

Un protagonista: Gianni Rivera


Concluimos con las palabras de un protagonista de esa noche de hadas, digna más bien de “El Señor de los Anillos”. Con Gigi Riva: “Todos nosotros, cuando el árbitro pitó el final, tuvimos la percepción de lo que había acontecido, de la importancia de nuestra hazaña. Estábamos aturdidos por el cansancio, pero desde Italia llegaban noticias de increíbles celebraciones de Italia en todas partes. ¿La clave de ese éxito? La capacidad de nunca darse por vencidos, incluso cuando todo parecía objetivamente perdido. Esta es la enseñanza que Italia-Alemania 4-3 puede dar a los jóvenes que hoy ven ese partido fascinados: si no te rindes, todo es posible”. Un fuerte mensaje para hoy también.

50 años de “Italia Germania 4-3”: el “partido del siglo” ultima modifica: 2020-06-17T16:39:53-04:00 da Silvano Malini
To Top