itAsunción

NATURALEZA VALORES

El llamado de la tierra: las hortalizas orgánicas de Agronat

Viviana Y Roberto

Todavía en el pleno de su actividades laborales, el matrimonio lombardo-piamontés (Voghera – Tortona) formado por Viviana y Roberto -docente ella y diplomático él- optó por dejar las urbes y la vida citadina y escuchar el llamado de la naturaleza. Fundaron Agronat y hoy viven en Piribebuy, en su finca, donde producen hortalizas 100 % orgánicas certificadas.

De las embajadas y las aulas a Agronat

Viviana Castagna y Roberto Sala son los dueños de Agronat, un emprendimiento hortícola ubicado en la apacible y encantadora localidad cordillerana de Piribebuy.
Viven en el campo en compañía de tres perros, cuatro vacas (más dos por nacer), una gallinas con respectivo gallo, Pedro, y Piggy, una cerda “viziatissima” (consentida).
¿Cómo llegaron a establecerse aquí dos profesionales de áreas tan ajenas al campo como la docencia y la diplomacia? ¿Y a cambiar tan radicalmente de vida? Ambos llegaron por primera vez a Paraguay en 1997, cuenta Viviana a itAsunción. “Yo trabajé como docente en el Dante. Estando aquí, Roberto ganó un concurso para la Embajada y trabajó allí hasta 2004. Luego ganó el concurso del Ministerio degli Affari Esteri e Cooperazione Internazionale (relaciones exteriores) en Italia y nos mudamos a Roma. Luego a Nueva York (misión permanente ante la ONU) y, finalmente, a Brasilia”.

Agronat - Piribebuy Letras Corporeas
Credit: Facebook Municipalidad de Piribebuy

La experiencia fue muy enriquecedora y gratificante. Pero con el tiempo, también cansadora. “Nueva York es fantástica, por ejemplo. Lo ofrece todo y el bellísima. Pero también es caótica, y cansa…”. Fue así que, conversando con un cuñado que ya vivía en Paraguay hacía décadas, “ci abbiamo fatto un pensierino”, recuerda Viviana. Es decir, comenzaron a pensar seriamente en la posibilidad de cambiar decididamente rumbo. “Habrá sido que nos acercábamos ambos a los 50…”, comenta. Optaron entonces por dejar las grandes ciudades y el trabajo de escritorio para vivir en contacto con la naturaleza. “Dejamos todo, encontramos 10 hectáreas en Piribebuy y maduramos la idea. Estuvimos un año yendo y viniendo, para preparar todo, conseguir un generador de electricidad, etc. Luego Roberto renunció a su trabajo, y acá estamos”.

Agronat: vivir de y con la naturaleza

Hoy Agronat produce hortalizas de estación, en armonía con los tiempos de la naturaleza. Y respetándola. “No utilizamos pesticidas ni otros productos químicos”, subraya Viviana. “Nos asociamos con un productor orgánico, y yo preparo con mis propias manos los remedios naturales para la sanidad de los vegetales que producimos”. Por eso, las hortalizas pueden salir con algún “defecto” (“una manchita, un agujerito…”), pero son absolutamente sanos y naturales. Agronat es una finca orgánica certificada. “Recibimos inspecciones regulares, en base a las que nos renuevan el certificado. Sin ‘truquitos’ de ningún tipo”, precisa. (Hay quienes presentan su producción como orgánica mientras en realidad no lo es). La finca cuenta con tres hectáreas cultivadas.

La producción

Las semillas germinan en un invernadero. Luego se siembran en la tierra enriquecida con el humus producido las lombrices de las sus dos lombriceras. La tierra se abona con la generosa contribución de las vacas y de las gallinas (también alimentadas de sana y naturalmente). Finalmente, se riega por goteo y aspersión, con agua procedente de un pozo propio, cavado en la roca a 93 metros de profundidad. Rúcula, lechuga, cebollas de verdeo, achicoria, acelga, zanahorias, brócolis, remolachas, orégano, espinaca, cebolla morada, couve y -a partir de semillas italianas- repollo rizado, perejil y tomates del Vesuvio salen de la tierra de Piribebuy y recorren los poco más de 70 km que los separan de Asunción dos veces a la semana para las entregas a domicilio.

Agronat - Clientes Satisfechos Y Verduras
Clientes satisfechos (Credit: Facebook Agronat)

La visión de Agronat

El asesoramiento de dos nutricionistas a nivel internacional (Vivían Chow y María Angelica Medina) y de la doctora Sarah Giuffré desde Italia, también aporta conocimiento. De esta manera, Viviana y Roberto alimentan a clientes particulares y a la conocidas casas de especialidades Casa Rica y Karu, y la pizzería-trattoria italiana Pulcinella, de las que Agronat es proveedor exclusivos. También son clientes regulares la frutería Kokue de Lambaré y el restaurante El Mundo de Piribebuy. Incluso las entregas de Agronat son orgánicas. Los atados son confeccionados con tiras de algodón y los cajones se reutilizan.
Viviana y Roberto sueñan con tener un invernadero para probar con los locotes (llamados morrones o pimientos en otros países) y tomates de invierno. “Y ojalá algún día comprar un pequeño camioncito con cámara frigorífica”. Mientras tanto, continúan aportando el clásico “granito de arena” para ayudar a vivir de manera más saludable.

Finca Agronat

Si bien la agricultura orgánica no se ha impuesto todavía como modelo de consumo sostenible en Paraguay, Viviana nota que “está comenzando a crecer la sensibilidad”. Entre los clientes, muchos son extranjeros pero cada vez más se suman también familias paraguayas que se preocupan por comer sano. Hoy como nunca es vital consumir alimentos que aportan muchas vitaminas de calidad, pues permite fortalecer las defensas y así prevenir enfermedades o, al menos, afrontarlas en mucho mejores condiciones. “No prometemos milagros, pero sí cuidamos su salud”, dice uno de los mensajes promocionales de Agronat. Y la naturaleza es sabia: provee en cada estación los elementos más adecuados para la salud. Por eso la opción por una producción exclusivamente de estación.

Cambio desde abajo

Hoy cuidar el medio ambiente es cuestión de supervivencia. Y mientras los gobiernos no se ponen de acuerdo (o si lo hacen, a menudo no cumplen los pactado), la esperanza de una reconversión hacia una vida amigable con nuestra “casa común” está en el “susto” provocado por el covid-19, cuyas vinculaciones con un estilo de vida incompatible con la salud del planeta y de sus habitantes están cada vez más claras. Ahora algunos gobiernos (principalmente en Europa) parecen promover cambios sustanciales. Por lo demás, la trasformación hacia una vida más sana y natural comienza “desde abajo”. Desde emprendimientos como Agronat, y de sus clientes. Hasta que lo orgánico sea la regla y no la excepción.

El llamado de la tierra: las hortalizas orgánicas de Agronat ultima modifica: 2020-09-23T13:25:28-04:00 da Silvano Malini

Commenti

To Top